Factoría de Chorradas
¡Pasen y vean, la decadencia más absoluta!

Dic
22

Señores, fue un placer conocerlos, antes de despedirme, un apunte:

-“So long, and thanks for all the fish”

Hasta siempre.

Dic
20

Sin palabras, solo eso.

Dic
14

Navegando por la red encontre esta foto, que me dejo muy pillado.

menu2¿Como seran los platos NO gastronómicos?

Lo siento por la calidad, y le doy gracias al fotografo

Dic
12

Os dejo esta canción de la pelicula Fiddler on the roof, aca en españa En Violinista en el Tejado.

Dic
09

Pues como veo que el blog no tira, voy a intentar reanimarlo con mi ultima baza, que no queria meter pero al final se tiene que hacer. Es deshonrarlos, pero…
Aqui viene un poquito de Les Luthiers.
No encuentro esta actuación en la red, asi que os lo pongo en version teatral.

La Hora de la Nostalgia.
(Diez minutos de recuerdos).

(Versión teatral, Marzo de 1995 – Les Luthiers, grandes hitos. DR: Daniel Rabinovich; MM: Marcos Mundstock).

DR: Madammes et messieurs,… signora, signori,… ositoko, ositaka. Iniciamos aquí, y fuera de programa una nueva emisión de “La hora de la nostalgia”… “Nostalgy hour”. “L´heure de la nostalgie”, “L´ora della nostalgia”… “Ositoko, ositaka”. Son ya muchos los artistas que han pasado por “La hora de la nostalgia”, pero hemos recibido innumerables pedidos de nuestro público, solicitándonos la presencia en nuestro programa de un gran artista, aunque sea uno; y hoy hemos podido complacerlos por fin. Tenemos esta noche, una visita que nos llena de emoción y de recuerdos, se trata de un artista querido, respetado por todos ustedes, famoso autor e interprete de célebres temas de los años 20, tales como “Plánchame las polainas”, “Vuelvo a ti pues no encontré nada mejor”, la canción que le dedicó a la hermosa actriz Deborah Duncan titulada “Deborah, la pasión me dévora”, y tantos temas que hicieran las delicias de varias generaciones. Ya sé que todos saben de quién estoy hablando; tengo el inmenso orgullo de presentarles, con su elegancia, sus canciones, su emoción y sus recuerdos al gran ¡José Duval! Señor Duval, qué alegría tan grande tenerlo esta noche con nosotros en La hora de la nostalgia, muchísimas gracias por haber venido; qué emoción tan especial sentimos los que lo hemos visto tantas veces en el cine, cuántos recuerdos; díganos… díganos señor Duval: ¿no lo asalta de vez en cuando la melancolía, la memoria de las cosas perdidas?

MM: Eh, justamente lo que he perdido es la memoria

DR: ¿Piensa que su arte ha evolucionado en tantos años?

MM: Sí, uy, si habrá evoluciona… permítame, uh si habrá evolucionado; sí, yo cuando comencé era lo que se llama un típico artista de mmmm…, un artista de mmmm… un artista de mmmm… ¡Music Hall!

DR: Music hall.

MM: Sí, lo que pasa es que a veces… Pero luego con los años mi estilo fue mmmm…mi estilo se fue mmmm…

DR: Music Hall

MM: No, se fue enriqueciendo, y verá, el secreto de una carrera tan prr, en una carrera tan prr, carrera tan prolongada, gracias, el secreto es haber sabido mantener siempre el equilibrio; una vez que usted mantiene el equilibrio… Fantástico, ya no saben qué inventar.

DR: ¿Y cómo es que sigue actuando todavía?

MM: Eso es lo que yo me pregunto.

PR: ¿Cuál es el secreto?

MM: Ah, el secreto, sí, sí, escuche: “siem…”, no, no se preocupe, no, no es que la mano tiemble, lo que pasa es que el resto está quieto. Escuche: “siempre se tienen 20 años… zzz…” (Se duerme y hacen ruido para despertarlo) Buenos días

DR: Señor Duval escuchando su voz es inevitable que acuda a nuestra memoria alguno de sus innumerables éxitos, como por ejemplo: Jeanette

MM: Ah sí, Jeanette, Jeanette… bueno, Jeannette fue, hizo furor, porque es una canción que tenía el… ¿cuál?

DR: Jeanette. ¿Por qué no nos canta aunque sea unos compases de Jeanette?

MM: Ah, compases, sí

DR: El señor José Duval en “Jeanette”

MM:
Jeanette, Jeanette, Jeanette,

cuando pienso en ti me agita la emoción
Jeanette, Jeanette, Jeanette,
cuando pienso en ti yo pierdo la razón

Jeanette, Jeanette, Jeanette,
cuando pienso en ti me duele el corazón

Por eso, nunca pienso en ti.

DR: Hablemos un poquito de su juventud, allá por el siglo XII… por 1912, de sus primeros romances… de su relación con la bailarina Brigitte Cocó

MM: Ah, ja, ja, bueno, vea, Brigitte era mucho más joven que yo; sí todos son mucho más jóvenes que yo; y nunca olvidaré el día en que me dijo: “José”, porque ella me decía José…

DR: ¿Por qué?

MM: Porque me llamo José ¿Qué le pasa joven? ¿No…? Me dijo: “José, pronto seremos tres”

DR: ¿Iba a tener un hijo?

MM: No, iba a tener un amante. Ya por ese entonces nuestro hijo tenía cuatro años y era mmmm… y era mmmm…

DR: Music Hall

MM: ¿Cómo una criatura va a hacer Music Hall? Oiga, de verdad me preocupa usted joven ¿no quiere que le recomiende mi pediatra? No, nuestro hijo era mmmmuy travieso, y como todo hijo de artista no le gustaba irse a dormir temprano, entonces yo le cantaba para que se durmiera, aaaah le cantaba, aaaaah le cantaba, hasta que un día me dijo que prefería que le pegase.

DR: Todos recordamos aquella hermosa canción que usted compuso especialmente para ella, titulada “Solos, Brigitte y yo”; nos encantaría recordarla

MM: Sí, sí, a mí también

DR: El señor José Duval

MM: El señor José Duval

DR: (Apuntando) Pasa el tiempo y al pasar

MM: ¡Pero me sopla mal usted, hombre!

Pasa el tiempo y al pasar
borra el antes y el después
pero nunca he de olvidar lo que ocurrió aquella vez
eh… ¿qué ocurrió?

DR: (Apuntando) Entre rosas y gladiolos

MM:
Entre rosas y gladiolos
cuando el sol apareció
estábamos al fin solos
solos Brigitte y, y…

DR: (Apuntando) Y yo

MM: Solos Brigitte y usted

DR: No, yo, usted

MM: Ah, claro:
Solos Brigitte y yo y usted

DR: No, señor Duval, estaba usted solo

MM: Se ve que Brigitte no había venido

Y allí estaba, solo yo
con el cielo de testigo
junte coraje y exclamé:
quiero casarme… ¡conmigo!

DR: Muchísimas gracias, señor Duval, bueno para terminar ya con este suplici… con esta entrevista, sabemos que está escribiendo un libro.

MM: Ah, sí, ya le han contado lo del libro, sí bueno es un libro digamos, justamente esta mañana estuve en la, en la editorial para el… ¿vio cómo ha llovido pero no refresca? Eso es malo… digamos es bueno para… yo me tengo que abrigar mucho, yo se lo aconsejo a usted también, porque llega cierta edad en que uno tiene que cuidarse… siempre voy con el abrigo, la bufanda, el sombrero… el problema es en verano, el médico me dijo que más o menos, nada de alcohol, eso sí, solamente en las heridas, cuando me encontré con un amigo, que hacía mucho tiempo que no lo veía, hacía mucho que no lo veía, bueno, él tampoco me veía a mí, lo cual en realidad compensa, de alguna manera, y entonces nos tomamos un copetín ahí en Carlos Pellegrini, en una época, con Carlos Pellegrini… y entonces, pobrecito, preocupado porque… eh, una hermana de él que me dice él, ¿no? que está desmejorada, yo pensé ¿cómo será? nunca fue gran cosa… ¿usted la conoce a la hermana de mi amigo? ¿Entonces para qué me cuenta todo esto? Mire, lo voy a sacar de esta situación incómoda en que se ha metido; tengo una primicia para usted: estoy escribiendo un libro.

DR: ¿Cómo se titula?

MM: ¿Qué cosa?

DR: El libro

MM: ¿Qué libro?

DR: Sabemos que está escribiendo un libro.

MM: Ah, sí, discúlpeme, ya sé a qué se refiere, como yo tengo varios libros escritos… sí, sí, yo ya los compro escritos, sí, verá, para mí un libro si no está escrito es como si le faltara algo.

DR: Sabemos que está escribiendo un libro

MM: Y dale con el libro. Mire, cambiemos de tema. ¿Sabe una cosa? Estoy escribiendo un libro.

DR: ¿Cómo se llama?

MM: José Duval, a sus órdenes

DR: ¿Cómo se llama el libro?

MM: ¡Libro!

DR: No, ¿cuál es el título?

MM: ¡Ah, el título! “Memorias”

DR: Y debe haber escrito una cuantas cosas acerca de la hermosa Deborah Duncan

MM: Ah, ha ha ha ha ha

DR: ¿Está riendo o está llorando?

MM: Estoy tosiendo. Deborah Duncan, qué hermosa mujer; y lo sigue siendo, estos días he leído en el periódico que, aún mayorcita, ha sido elegida Miss Aniversario

DR: No lo que usted leyó fue “misa aniversario”.

MM: Deborah Duncan… mire, acabo de recordar, así, de golpe, yo a Deborah la conocí en los comienzos de mi carrera, yo a ella la conocí en el mmm…mmm…

DR: veinte…treinta…

MM: No, en el Music Hall

DR: Todos recordamos aquella hermosa rumba que usted compuso especialmente para Deborah Duncan, esa guaracha…

MM: No, no, no, cuidadito con lo que dice joven, ¿eh?

DR: Esa rumba titulada “Muévete muchacha”. Entonces, terminamos con “Muévete muchacha”

MM:
Muévete muchacha,
muévete mi amor
bailemos sin cesar

bailemos sin descanso este ritmo agotador.

Dic
05

Ni siquiera Mario se libra de parodias.Aqui os dejo 3 videos seguidos de el:

Mario y sus estupideces 1:

Mario y sus estupideces 2:

Mario y sus estupideces 3:

P.d:El mejor es el tercer video mirar el final y lo entendereis.

Dic
05

Puede que ya lo conozcais.

.ExternalClass DIV {;}

Premio novela corta – no tiene desperdicio

EL HIJO PUTA

Estaba sentado el otro día delante de mi ordenador cuando me acordé que tenía que llamar por teléfono a un compañero.

Descolgué el auricular y marqué el número de memoria.

Me contestó un tipo con muy mal humor diciendo:

‘¿Qué quiere?’.

‘Soy Ignacio Martínez, ¿podría hablar con Roberto Espárrago?’ dije amablemente.

‘Te has equivocado, gilipollas’, me respondió y acto seguido colgó.

No daba crédito a lo que me estaba ocurriendo. Cogí mi agenda para buscar el número de mi compañero y comprobé que, efectivamente, me había equivocado.

Pero como aún recordaba el número ‘erróneo’ que había marcado anteriormente, decidí volver a llamar a aquel tipo y cuando me cogió el teléfono no esperé a que contestase y le dije: ‘Eres un hijoputa’, y colgué rápidamente.

Inmediatamente apunte aquel número en mi agenda junto a la palabra ‘hijoputa’.

Cada dos o tres semanas, cada vez que estaba cabreado porque me llegaba una letra inesperada, o un aviso de multa, o discutía con mi mujer, o alguna situación por el estilo volvía a llamarlo y sin dejarle contestar le decía: ‘Eres un hijoputa’.

Esto me servía de algún modo como terapia y me hacía sentirme mucho más relajado.

Unos meses después, la maldita Telefónica introdujo el servicio de identificación de llamadas, lo cual me deprimió un poco porque tuve que dejar de llamar al ‘hijoputa’.

Pero de repente, un día se me ocurrió una idea: Marqué su número de teléfono y cuando escuché su voz le dije: ‘Hola, le llamo del departamento de ventas de Telefónica para ver si conoce nuestro servicio de identificación de llamadas’.

‘No’ me dijo el tío grosero, y me colgó el teléfono.

Rápidamente lo volví a llamar y le dije: ‘Eres un hijoputa’.

Un mes después, estaba yo esperando con mi coche a que una anciana saliera de la plaza de aparcamiento del Hipercor. Esta lo hacía muy lentamente y cuando terminó la maniobra y me disponía yo a ocupar la plaza libre, apareció un Golf GTI negro a toda velocidad y se metió en el hueco que iba yo a ocupar. Comencé a tocar el claxon y a gritar:

‘¡Eh, oiga!, ¡que estaba yo esperando!, ¡no puede hacer eso!’.

El tipo del Golf se bajo, cerró el coche y se fue hacia el centro comercial ignorándome como si no me hubiera oído. Yo me quedé completamente frustrado y pensé: ‘Este tío es un hijoputa. El mundo está lleno de ellos’.

Justo en ese momento vi un letrero de ‘SE VENDE’ en el cristal de atrás del Golf. Lógicamente anoté el número y me fui a buscar otra plaza de aparcamiento.

A los dos o tres días, vi en mi agenda el número del ‘hijoputa’ y me acordé que había anotado el número del tipo del Golf. Inmediatamente le llamé y le dije:

– ‘Buenos días. ¿Es usted el dueño del Golf GTI negro que se vende?’

– ‘Sí, yo mismo’

– ‘¿Podría decirme donde puedo ver el coche?’

– ‘Sí, por supuesto. Yo vivo en la calle de Don Ramón de la Cruz esquina con Montesa, es un bloque amarillo y el coche está aparcado justo enfrente de la casa’

– ‘¿Cómo se llama usted?’

– ‘Enrique Juárez’

– ‘¿Que hora sería la mejor para encontrarme con usted y discutir los detalles de la operación, Enrique?’.

– ‘Pues yo suelo estar en casa por las noches’.

– ‘¿Puedo decirle algo, Enrique?’

– ‘Si, claro’

– ‘Enrique, eres un hijoputa de la hostia’, y colgué el teléfono.

Inmediatamente después de colgar anoté el número en mi agenda al lado del otro, pero en este puse el nombre de ‘hijoputa II’.

Ahora tenía dos ‘hijoputas’ para llamar y así estuve durante dos o tres meses, llamando ahora a uno, ahora a otro; hasta que comenzaba a aburrirme un poco.

Me puse a pensar en serio sobre como resolver este problemilla y al cabo de un par de whiskys se me ocurrió algo. Primero llamé al ‘hijoputa I’:

– ‘Dígame’

– ‘Hola hijoputa’ – pero esta vez no colgué.

– ‘¿Estas ahí todavía, verdad, cabrón?’

– ‘Si, hijoputa’.

– ‘Deja ya de llamarme o…’

– ‘Noooooo’.

– ‘Si supiera quien eres te rompía la boca’, me dijo.

– ‘Me llamo Enrique Juárez y si tienes cojones vienes a buscarme. Vivo en la calle Don Ramón de la Cruz esquina Montesa, en un bloque amarillo, justo en la puerta donde hay aparcado un Golf GTI negro, so hijoputa’

– ‘¡¡¡Ahora mismo voy para allá!!! Tu sí que eres un hijoputa y ya puedes ir rezando todo lo que sepas. Te voy a matar a hostias’

–  ‘¿Sí?. ¡Que miedo me das, hijoputa!’ y colgué el teléfono.

Inmediatamente llame al hijoputa II:

– ‘Dígame’

– ‘Hola hijoputa’ y no colgué.

– ‘Como te pille algún día…’

– ‘¿Que me vas a hacer, hijoputa?’

– ‘Te voy a patear las tripas, pedazo de cabrón’

– ‘¿Sí?, pues a ver si es verdad, hijoputa. Ahora mismo voy hacia tu casa’ y colgué.

Por ultimo, cogí el teléfono y llame a la policía. Les dije que estaba en la calle Don Ramón de la Cruz esquina con Montesa y que iba a matar a mi novio homosexual en cuanto llegara a casa.

Luego hice otra llamada rápida a ‘Madrid directo’ y les dije que iba a haber una pelea de pandillas en la calle Don Ramón de la Cruz esquina Montesa.

Y entonces me monté en mi coche y me fui para allá a toda leche. Te juro que es una experiencia que nunca olvidaré. La mayor pelea que he visto en mi vida. Hasta los cámaras de Telemadrid se llevaron lo suyo.

En fin, después de esto espero que cuando te llame por teléfono me contestes en tono amable.

Ya sabes, no es bueno que yo me irrite.

Nov
26

..para poder hacer esto. Lo vi sin querer en Youtube, y me quede bastante impresionado.

Ni un fallo. Eso si que es atrapamiento.

Nov
21

Bueno, como esta semana es especialmente buena (se acabaron lso examenes!) os dejo aqui unos cuantos solos ( y no tan solos, lo importante es la guitarra) de guitarra, bastante buenos ellos. Si quiereis que ponga más, solo decidmelo.

Chuck Berry – Go Jonhy Go!

Edward Van Halen – Eruption (versión corta, version larga aquí)

Jimi Hendrix – Woodstock improv + villanova junction.

Angus Young (y AC/DC, como no) – Thundestrack

Este ya como homenaje, a Jorge Salan, guitarrista de Mägo de Oz que se va por libre.

Y aqui acaba. Ale, que paseis un buen fin de semana.

Nov
19

Este mensaje proviene de una maldición Indo-China-Turolense-Oscense.
Si no reenvías este mensaje a al menos 3.8 personas, te levantaras con el pelo a lo EMO.
Sólo tienes 23′ y 42″ para enviarlos o ya será demasiado tarde.
Una vez, el primer hombre en recibir esto, no hizo caso y lo borró, esa misma noche se transformó en EMO y se suicidó, su nombre era Adolf Hitler.
Ya sabes reenvia este mensaje a 3.8 personas en menos de 23′ y 42″ o te transformarás en un Amigo EMO Amigo EMO.

 

P.E: Acabamos los examene y como no se me ocurria nada, me he puestao a escribir a ver que salia…
Nov
14

Pues la canción de este Viernes, es especial, ya que es la primera vez que repetimos músico…

Se trata de Mike Oldfields, con Mont Saint Michel, y esta canción, siguiendo las ideas de Hume, tiene una causa.

La causa es que, como estamos en exámenes, un poco de musica de Relax nos viene genial.

Cerremos los ojo, descansemos, y escuchémosla.

Disfruten de la semana, y no olviden mineralizarse y supervitaminarse!

Nov
07

Bueno, lo primero, es lo primero, lo segundo lo segundo, y lo tercero, Nunca, repito NUNCA es lo cuarto.

DEspues de haber aclarado esto, que por lo visto hay gente que aun no comprende (Javi…) debemos poner una excusa fiable , y hemos pensado que la mejor, es volver a hechar mano del capitalismo y su opresion examenil como excusa.

Pues eso, hasta que esa opresión no cese, nuestro nivel posteril descendera considerablemte (o eso decimos)

Bueno, y sin más dilaciones, tenemos la canción del Viernes, y hoy viene dada por los geniales, inigualables, sublimes “THE POLICE” un grupo al que Jaime y yo, hemos visto muy de cerca…

Y la canción, es “Fall Out” un de los primeros singles del grupo, una verdader joya.

Disfruten la  semana, menos tu Javi, yu no… ¬¬

Oct
31

Aunque a mi parecer esta fiesta sea una perversión de la pobre cultura celta, es esta noche asi que dejamos nuestro pequeño homenaje. ¡Abur!

Oct
31

Os dejo esta gran canción de The Blues Brothers Gang y el genial Ray Charles. Video sacado de la pelicula The Blues Brothers (Dos granujas a todo ritmo acá en España). Difrutadla.

Oct
30

Pareceser que en el 20  minutos, tienen unos gustos culinarios bastante especiales.

Ven apetitosos helados de… excrementos…

Miren, insensatos, miren.

No podemos hacr otra cosas, que llevarnos las manos a la cabeza, y soltar un sonoro What’s The Fuck!

O como nos gusta decir a nosotros…. ¿¡Pero que coñ..!?